Psychotik

solucionando marrones desde 2003

5 Fallos comunes al crear una web responsive

Pertenece a  Tips  el 20 Abril

Por lo general se habla mucho de UX (Experiencia de usuario) de UI (Diseño de interfaces de usuario), de lo bonita que se tiene que verse una web en móviles y tablets, que debe tener efectos chulísimos o que debería tener los mismos contenidos que en la versión de escritorio para dar un servicio integral al cliente…

Bueno la mayoría de las veces se nos llena la boca hablando de UX, navegaciones, etc. pero nos olvidamos realmente de las necesidades del usuario en un acto más cercano al “ombliguismo” o “ego del diseñador” que perdemos el foco de lo importante. Aunque parezca que todo está medido, la teoría es muy buena pero a veces un mal cliente, un peor jefe o simplemente las prisas, pueden convertir una web responsive en un ladrillo que acaba con las tarifas de datos de los usuarios, algo que muchas veces no se tiene en cuenta, a continuación os comento 5 fallos muy habituales y garrafales que se comenten en este aspecto, no están ordenados necesariamente por prioridad, simplemente me parece que todos deben tenerse en cuenta a la hora de planificar un proyecto web:

1. Resposive… Belleza por encima de usabilidad

¡En móvil se tiene que ver espectacular! De acuerdo… pero antes de venirse arriba, las 20 fantasmadas que se nos pueden ocurrir para que quede “to guapa” habría que preguntarse, ¿el usuario va a saber utilizarla fácil e intuitivamente? Ciertas navegaciones pueden volver loco al usuario más simplón, y eso nos guste o no, no puede ser, en escritorio y tablet se puede experimentar, poner advertencias de uso, etc, pero en móvil eso puede complicar demasiado la experiencia de los navegantes, no se trata de simplificar ni ensuciar un buen diseño y que todo sea igual, pero darle a un usuario algo que conoce, la posibilidad de llegar a los contenidos muy rápidamente o formas de navegación que le sean intuitivas no está reñido con crear un sitio responsive bonito y respetuoso con la imagen global del proyecto. En responsive, la usabilidad es lo primero, que no se nos olvide.

2. ¡Cargar y mostrar todo!

Tal como se ve en escritorio, se debe ver en el resto de dispositivos… ¡error! un usuario de tablet y menos de móvil seguramente no necesite ni de lejos bastantes de las funcionalidades que puede tener un sitio web en escritorio. Es un fallo por qué a) la mayoría de usuario no va a utilizar ni el 65% de las funcionalidades en móvil (¿habéis probado a rellenar formularios de más de 4 o 5 campos desde un móvil? ¿Visualizar grandes volúmenes de contenido? Es un coñazo…), b) generalmente la web va a pesar un huevo… y c) si tarda en cargar, el usuario va a pasar de ella. Muchos sitios web, demasiados, son unos auténticos “funde tarifas”, he llegado a navegar por entradas de 3 o 4 blogs y percatarme que en escasos 5 minutos se me han ido más de 20 megas de mi tarifa de datos, lo cuál, al menos en España dónde las tarifas siguen teniendo límites de consumo (y lo que nos queda…) es poco menos que un palo para nuestros usuario, lo cual nos lleva al siguiente punto.

3. Rendimiento… ¿Qué rendimiento?

Carga efectos de CSS3 a mansalva, estados :hover/:focus, javascript y programación como si no hubiese un mañana… bueno hazlo, pero tu mismo a la hora de visualizar eso en un teléfono normalito. Los efectos “especiales”, códigos que consiguen chuladas muy visuales (aunque en ocasiones muy inútiles, todo hay que decirlo) o currarse estados de botón que en móvil o tablet al ser touch no solo no se van a notar si no que van a quedar raros y van a aumentar, por poco que sea, el peso de las CSS. Para rematar este tema échale un vistazo al último punto…

4. Publicidad hasta la médula

Qué sí, que hoy día hay muchos sitios que perciben e incluso viven de la publicidad, pero sinceramente, por lo general la publicidad de los sitios responsive está pésimamente integrada, es ultra-invasiva y ralentiza los terminales medios de una manera casi absurda, Por no hablar de los sustos de muerte que pegan los popups casi imposibles de cerrar, leer post con 3 o 4 banners enormes (en altura) entre párrafos llega a desquiciar y plantearse si la información que provee es realmente tan interesante como para aguantar ese trato. Por ejemplo en esta web en móviles no aparece el popup de la newsletter ni los banners laterales.

5. Todo el mundo tiene un Iphone…

A la mierda las pantallas de 3 pulgadas y las resoluciones “bajas”, aquí todo el mundo tiene un smartphone de gama alta (hablo de Iphone por qué es la absurda coletilla más extendida entre los clientes, junto con el Ipad, así nos va…) así que… ¡fiesta! Pues no señores, al montar una web en responsive no hay que pensar, ni de lejos, en los smartphone más potentes del mercado, con las mejores resoluciones ni mucho menos con 50 núcleos y 8 gigas de ram… La realidad es que un usuario medio, tiene un teléfono medio que rinde, pero que tampoco es el exceso sin sentido de las gamas altas. Las imágenes, tiempos de cargar y estructuras, se deben optimizar de la mejor manera posible, una resolución más modesta no tiene por que comerse la carga de imágenes al doble de lo necesario, transiciones inútiles (es una web, no una app nativa), sliders más inútiles todavía, ni fuegos artificiales. ¡Pensemos en el usuario medio e incluso medio bajo a todos los niveles, tanto tecnológicos como usables!

Si queréis saber más cosas sobre la usabilidad en responsive tanto en escritorio como en dispositivos móviles tengo un pequeño ebook sobre el tema.


Volver atrás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Lo está petando!

Volver arriba
Utilizamos cookies para garantizar que tu experiencia en Psychotik sea la mejor posible
Saber más sobre nuestras galletitas »